miércoles, 27 de octubre de 2010

Participación en las ganancias.

La CGT, a través de su abogado, Héctor Recalde, ha impulsado la ley de participación en las ganancias.

Esta participación está consagrada en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, junto con el control obrero de la producción y con la colaboración en la dirección de la empresa.

Entiendo que hay que dar una pelea por su aprobación pero sin dejar de hacer algunas delimitaciones ideológicas.

En primer lugar esta ley establece un premio a la productividad tarifado por ley. No otra cosa es la participación en las ganancias. Muchas empresas dan premios de este tipo. En el libro "Lecciones de Batalla", Gregorio Flores cuenta cómo su empresa, la FIAT, caminaba a los obreros con una serie de artilugios que eran muy difíciles de controlar por parte de estos.

Unas de las formas de cuidar que esto no ocurra es estableciendo el control obrero de la producción y la obligatoriedad de la apertura de libros. El proyecto de ley no contiene lo primero pero sí establece lo segundo con una salvedad. La empresa estaría obligada, por el artículo 18, a exhibir los libros a los trabajadores de la empresa y a la asociación sindical que tiene su representación (aquélla que tenga la personería jurídica).

No es contra el pago de un 10% de la ganancia neta de impuesto por lo que protestan las siete entidades que agrupan a la burguesía argentina. Es ese artículo 18 lo que las alarma.

En segundo lugar no prohíbe las paritarias que podría ser uno de los miedos de los trabajadores, que se busque reemplazar mediante este mecanismo, los aumentos periódicos de salarios.

En tercer lugar, si bien asigna al trabajador en negro la responsabilidad de terminar con esa situación, da alguna herramienta para que no quede tan en bolas. El artículo 21 establece una compensación para los trabajadores en negro. Para obtenerla "el trabajador no registrado deberá presentar declaración jurada sobre el nombre o razón social y actividad del empleador, lugar de trabajo, y su antigüedad en la empresa; y acreditar mediante información sumaria la veracidad de sus dichos."

La información sumaria se hace de la siguiente manera: Se va a un juzgado cualquiera con competencia en el lugar donde está el lugar de trabajo, el trabajador va con dos testigos que ratifican sus dichos y la información ya está hecha. El trámite es gratuito (Al menos así son las informaciones sumarias en otros casos). Hay que ver cómo se reglamentará en este aspecto la ley.

El artículo 23 establece que la ANSES "ante quien tramitarán las solicitudes de percepción de las compensaciones del Fondo Solidario, deberá, en forma inmediata, poner en conocimiento de la AFIP las solicitudes de pago efectuadas en los términos del presente capítulo a fin de verificar la veracidad de los hechos denunciados por el trabajador..."

Por último, el artículo 24 del proyecto establece una protección legal de un año para el trabajador que haya hecho ese trámite. "A partir de la presentación de la declaración jurada prevista en el artículo 22, el trabajador gozará de estabilidad en su puesto de trabajo, no pudiendo ser despedido suspendido ni modificadas sus condiciones de trabajo sin justa causa y previa autorización judicial durante el término de un (1) año. En caso de violación de la estabilidad aquí consagrada, el trabajador podrá optar entre su reinstalación en el puesto de trabajo o la percepción de las indemnizaciones que por aquel le correspondan con mas una indemnización equivalente al importe de las remuneraciones que habría devengado en el término de un año. Esta indemnización será acumulable con otras que pudieren corresponderle en virtud de otras disposiciones legales o convencionales."

Estos son los aspectos más positivos del proyecto de ley.

Sin embargo, hay que hacer algunas precisiones.

¿Devolución de plusvalía?

Basteiro, uno de los diputados firmantes, supuestamente socialista, ha dicho que esto sería una devolución de parte de la plusvalía que extrae el patrón. Esto es falso. La operación ideológica consiste en identificar plusvalía con ganancia. Si bien la fuente de la ganancia es la extracción de plusvalía, no toda extracción de plusvalía permite obtener ganancias. La plusvalía se extrae en la producción y la ganancia se realiza en el ámbito de la circulación. Así, un capitalista que extrae plusvalía puede perder en la competencia con otro más eficiente y tener pérdidas. El capitalista más eficiente (con menos costos) obtendrá ganancia no sólo a costa de sus trabajadores sino que se apropiará a su vez de la plusvalía extraída por el capitalista menos eficiente.

Aumento de la explotación.

Esta ley también plantea que si los trabajadores quieren obtener más ganancias van a tener que aumentar su nivel de explotación. Es decir, van a tener que ser más productivos. La finalidad es que aun cuando participen de las ganancias sean menos costosos que antes.

El papel de la burocracia sindical.

La CGT ha salido a defender su proyecto porque es de su riñón. Sin embargo, en su defensa ha alegado unos datos que desmienten que el modelo Nac & Pop de los Kirchner presente una tendencia a revertir el desigual reparto de la torta de los '90.

Así, en la página de la CGT puede leerse una nota suscripta por Schmidt y por Moyano, defendiendo el proyecto, donde se dice, entre otras cosas que: "Las quejas del empresariado sobre los costos o el impacto que esta medida puede tener en el universo laboral contrasta con los informes del Ministerio de Trabajo que dicen que la medición en moneda extranjera del costo en el sector manufactureras esta un 53% debajo del nivel observado antes de la caída de la convertibilidad.
Además, fuentes como la UBA y AEDA, destacan que la rentabilidad de las Empresas supera en un 90% los niveles previos a la devaluación."

Es decir, que este modelo Nac & Pop post-devaluación ha recuperado mucho más rápido la ganancia empresaria que los ingresos de los asalariados. Menores costos laborales que antes de la devaluación = Mayor rentabilidad que antes de la devaluación.

Es necesario recordar que uno de los principales impulsores de la devaluación fue Hugo Moyano.

La nota agrega por ejemplo lo siguiente: "Demás esta señalar las enormes ganancias en los sectores financieros, que acumularon en el 1er semestre del año 1937 millones de pesos, un 64% más que en el 2009, o las cerealeras que facturan desde 5000 pesos por minuto a 19.000 según el tamaño, lo cual explica que el promedio de rentabilidad de las 500 empresas más grandes, fue de 8.2% en los ’90 y desde el 2003 fue aumentando al 12.6%."

http://www.cgtra.org.ar/htdocs/index.php?news=1&id=155

Otra vez surge el papel de la burocracia, en este caso La Bancaria, que obtuvo una paritaria bajísima en contraste con el 64% de aumento de las ganancias en el sector financiero durante el 1º semestre de 2010.

El papel de la burocracia sindical se da también respecto del empleo en negro. Para un sindicato es más conveniente, respecto de las empresas chicas, cobrar una cometa por no controlar que recibir los aportes de un establecimiento de, por ejemplo, 100 obreros.

Esto hay que tenerlo en cuenta respecto de la ley de participación en las ganancias porque la burocracia utilizará su poder para controlar los libros, no para defender los intereses de los trabajadores, sino para ayudar a la patronal a evitar el pago de ganancias a cambio de un arreglito.

La posición del PO y del PTS

En la prensa nº 1131 Pitrola escribe una nota donde comienza delimitando el problema: "La participación en las ganancias de la empresa capitalista significa que una parte del salario pasa a depender del lucro de corto plazo de los patrones. Las necesidades del obrero como patrón del salario quedan desplazadas por la mayor o menor fortuna del capitalista. Para obtener un salario mayor, el obrero deberá aumentar su esfuerzo y gasto de energía para que el nivel del beneficio capitalista, del que pasa a depender el salario, crezca. En forma disimulada, se pasa a condicionar el salario a la 'productividad', sin siquiera la necesidad de capataces o supervisores. Bien mirado, se trata de la aplicación a rajatabla del mercado -el mismo que los K dicen que hay que domar y subordinar. Sin embargo, cualquiera sea el mejor empeño del trabajador, el resultado no depende de él, porque una sobreproducción desvalorizaría el trabajo contenido en el producto. La diferenciación de los salarios alcanzaría niveles extremos, porque dependería de los resultados desiguales de cada empresa."

Correcto desde el punto de vista económico.

En el párrafo siguiente comete un error, capaz que por desconocer el texto del proyecto: "Pero en la economía real, el capitalista no declara sus ganancias, las disimula en sus libros – no solamente para evadir impuestos, sino para engañar al fisco e incluso a los accionistas minoritarios, de modo de poder pagarles dividendos más bajos. Para que la participación en los beneficios fuese genuina, los trabajadores deberían tener acceso a los libros y controlar la producción –pero no es esto lo que propone Recalde, que sabe bien que es intolerable para el capitalismo."

El proyecto de ley en principio permite el acceso a los libros del capitalista. Contra esto alza su voz alarmada la burguesía argentina.

También es correcto el diagnóstico respecto de la lucha económica de la clase obrera cuando dice: "Aun en este caso remoto, la participación en las ganancias agudizaría la competencia entre los obreros de las diferentes empresas, porque el éxito dependería de la posibilidad de desplazar al rival del mercado. Los partidarios de esta participación buscan asociar los obreros a las estructuras de dirección de las empresas a través de la burocracia sindical. En determinadas condiciones, cada vez más frecuentes, como en las crisis capitalistas, es un arma idónea para deflacionar el salario, o para reducir la jornada de trabajo en conjunto con el salario."

http://po.org.ar/articulo/po1131085/justo-ahora

Ampliando en el mismo sentido ver:

http://po.org.ar/articulo/po1146052/tomada-y-uia-confirman-prensa-obrera
http://po.org.ar/articulo/po1147076/los-obreros-no-somos-socios-del-capital

El PTS tiene conceptos similares al respecto, caracterizando al proyecto de reaccionario al igual que el PO.

http://www.pts.org.ar/IMG/article_PDF/pts_org_ar16081.pdf
http://www.pts.org.ar/IMG/article_PDF/pts_org_ar16082.pdf

La crítica es correcta, es un premio a la productividad tarifado por ley. Implica que se aumente la explotación de los obreros. Eso sí es reaccionario.

Lo que no es reaccionario es aquéllo de lo que viene acompañado: el control de libros de la empresa, ya sea por los trabajadores como por la asociación sindical. Sin el artículo 18, contra el que despotrica la burguesía, la ley no tiene sentido.

El control de los libros

Trotsky decía, en su Programa de Transición, que "La abolición del 'secreto comercial' es el primer paso hacia un verdadero control de la industria. Los obreros no tienen menos derechos que los capitalistas a conocer los 'secretos' de la empresa, de los trusts, de las ramas de las industrias, de toda la economía nacional en su conjunto. Los bancos, la industria pesada y los transportes centralizados deben ser los primeros sometidos a observación. Los primeros objetivos del control obrero consisten en aclarar cuales son las ganancias y gastos de la sociedad, empezando por la empresa aislada, determinar la verdadera parte del capitalismo aislado y de los capitalistas en conjunto en la renta nacional, desenmascarar las combinaciones de pasillo y las estafas de los bancos y de los trusts; revelar, en fin, ante la sociedad el derroche espantoso de trabajo humano que resulta de la anarquía del capitalismo y de la exclusiva persecución de la ganancia.(...) Si la abolición del secreto comercial es la condición necesaria de control obrero, ese control representa el primer paso en el camino de la dirección socialista de la economía."

Está claro que, según el proyecto, el secreto no es abolido, ya que los trabajadores y el sindicato mantedrían un deber de reserva. Pero conocerían el estado de la empresa, lo que no es poco y es progresivo.

Por eso creo que debería apoyarse este proyecto exigiendo además el resto de los derechos consagrados en el artículo 14 bis.

- Participación en las ganancias

- Control obrero de la producción

- Colaboración en la dirección

No hay razones para que se reconozca uno de los derechos (participación) y no los otros dos que están en el mismo párrafo de la Constitución Nacional. No hay razones para elegir exigir el cumplimiento de un derecho y no el de los otros dos.

- Control de los libros de las empresas por parte de los trabajadores

Sin este derecho la ley no tiene sentido.

- Reconocimiento de la personería gremial de la CTA y participación de la misma en el Consejo Nacional de Participación Laboral en las Ganancias que establece el Proyecto.

Por ejemplo, el gremio del neumático está en la CTA y no podría tener representantes en ese Consejo ya que sólo admite a representantes de la CGT.

- Derogación de la ley de asociaciones de profesionales y consagración de la libertad sindical

Es parte de una lucha fundamental contra la burocracia sindical y hace que el control de los libros de la empresa adquiera más valor todavía.

El proyecto puede consultarse en

http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=6837-D-2010

5 comentarios:

Leontordo dijo...

Si,acabo de leerlo y me parece de una claridad meridiana-
Está para imprimirlo y difundir entre los laboralistas conocidos.

Jack Celliers dijo...

Buen análisis. El control de los libros es fundamental, y si algo tiene de bueno este proyecto es que instala en la sociedad dicha discusión.

Obviamente tiene trampa oculta, ya que como señalás puede transformar a los obreros en una especie de socios menores del capitalista, controlados por la burocracia sindical. Sin embargo instala un debate progresivo e interesante que la militancia puede aprovechar. El párrafo de Trotsky es una buena introducción.

Salute.

LR dijo...

Si, creo es núcleo de la cuestión. Sin esa disposición normativa mi manera de ver el asunto sería: abajo con ese proyecto. Obviamente la burocracia lo va a usar para sus propios intereses, obviamente la burguesía va a hacer todo lo posible para licuar ese derecho hasta dejarlo sin contenido real en la ley o incumpliéndolo posteriormente, seguro el oficialismo negociará esa cuestión y aceptará alguna modificación al respecto. Pero creo que a su vez los partidos de izquierda la van a pifiar si en vez de buscar poner en el centro del debate la apertura de libros, se enfocan en el tema de la productividad. La burocracia sindical está sirviendo en bandeja una reivindicación histórica del programa de transición y los partidos de la izquierda revolucionaria la están dejando pasar.

Anónimo dijo...

El tema es qué va a salir del proyecto. En TN cuando estuvo Moyano le decía a uno de la UIA la posibilidad de "conversar" el tema de los libros.
¿vos te pensás que va a salir con eos? Yo creo que de ninguna forma ¿habría que hacer campaña pidiendo por el proyecto original, en vez de criticarlo? Sería confuso y serviría para apoyar el proyecto en su totalidad.
Lo mismo también con eso de cómo un trabajador en negro reclamaría su parte, es confuso y complicado ¿cómo se ejecuta eso? En términos generales parecería muy bueno y uno se preguntaría porque no establecemos algo así pero más sencillo para directamente terminar con el trabajo en negro. De nuevo, ¿cómo va a salir eso?

LR dijo...

Es que eso es parte de la lucha política e ideológica. Estoy seguro que la burocracia sindical va a negociar la apertura de libros ante los trabajadores por alguna otra forma de control que les permita presionar a la burguesía, pero sin la radicalidad que supone el hecho de que los trabajadores controlen los libros ellos mismos. Y allí se verá una vez más su inconsecuencia. Si un planteo es explicado pacientemente no veo por qué debiera ser confuso. Se trata de un planteo (control de los libros) que la misma burocracia pone en la agenda de discusión de los trabajadores. Es hora de que ese tema sea abordado por los partidos revolucionarios para explicar todas las consecuencias que se extraen de esa reivindicación.

Saludos